Si usted es un usuario de internet o el propietario de una página web y desea resguardar los perfiles de sus usuarios, la de su negocio en la red o la configuración e información expuesta en su página, pero sus equipos no son tan potentes ni tienen la capacidad para almacenar la creciente información de sus clientes… Y si además, no cuenta con antivirus que le protejan su sistema y mucho menos con asesoría de expertos informáticos que le apoyen sin importar la hora ni el día cuando usted tenga un problema con sus datos almacenados…

Es entonces mejor considerar la opción de contratar un web hosting que se adapte a sus necesidades, a su perfil de usuario y también a su bolsillo.

Las empresas que brindan servicio de web hosting, ofrecen paquetes de opciones que se adaptan a varios tipos de clientes, desde el usuario que contrata servicios personales hasta grandes corporaciones. Obviamente, mientras mayor sea la capacidad para almacenar datos, más garantías tenga de accesibilidad a los mismos, más sea la asesoría especializada que reciba, etc., más costoso será el servicio.

Para cada uno hay un paquete ajustado a su perfil de necesidades y, lógicamente, una tarifa

acorde. Pero no hay un Alojamiento Web (Web Hosting) estándar. Existe una variedad de ellos.

Vamos a describir a continuación dos de ellos:

  • Alojamiento Compartido: Funciona como una casa que renta cuartos a varios inquilinos;

se tienen espacios privados pero también espacios comunes. Ventaja: son gratuitos o

su costo es muy bajo. Desventaja: puede que alguno de los usuarios tenga más tráfico de

visitas que otro y al momento de necesitar el acceso alguno de ellos no pueda ingresar o

visualizar su página.

  • Alojamiento Dedicado: Funciona como un apartamento de uso exclusivo para un solo

inquilino, con todos sus espacios y sus instalaciones a disposición de quien pague por

ellas. Suele ser más costoso. Especial para quienes generen altos ingresos a través de la web.