Es cierto que en otras áreas resulta más fácil para el cliente, que sea la empresa de hospedaje la que le preste ciertos servicios, pero en el caso de los correos electrónicos, se aconseja que sean gestionados por el cliente y no por el proveedor del servicio. Esto le permite al cliente, crear sus cuentas, por medio de alguna aplicación de gestión de correo.

Hay muchos proveedores que crean los correos sin tomar en consideración una serie de elementos que sí son prioritarios para la empresa contratante y por ello, es importante que el cliente pueda administrar sus cuentas de correos, y tener acceso a ellas las veces que lo necesite desde su computadora.

Es indispensable que el cliente pueda crear su cuenta de correo en el dominio principal o en los subdominios que tenga operativos.

Cuando el usuario/cliente tiene acceso a la gestión de sus correos, puede:

  • Modificar la contraseña
  • Cambiar la cuota de almacenamiento
  • Borrar o eliminar cuentas de correos que ya no utilice
  • Crear respuestas automáticas.

A medida que la empresa vaya creciendo puede ir incorporando cuentas de correo electrónico, lo que lo hace mas escalable y fiable.

Definir cuotas de almacenamiento a cada usuario

Cuando hablamos de la cuota de almacenamiento, nos referimos al espacio asignado a cada usuario para almacenar correos. Si por alguna razón el usuario quiere aumentar su espacio por el tipo de información que maneja, se le puede asignar una nueva cuota de almacenamiento.

Garantizar la seguridad ante spam y correos no deseados

El plan de alojamiento debe incluir un certificado SSL (Secure Socket Layer) gratuito donde el usuario pueda enviar y recibir mensajes con la mayor seguridad. Y por último, pero no menos importante, el hospedaje debe ofrecer un sistema de antivirus y antispam, evitando el envío de correo no solicitado.