Ya el Terabyte se quedó corto

Desde el boom de las computadoras todos nos hemos convertido en consumidores y

productores de información digital: hacemos fotografías, videos, audios, documentos,

presentaciones y programas que compartimos con otras personas. Aparte de esto,

también nos comunicamos a través de correos, blogs, páginas webs, redes sociales…

Todas estas operaciones representan entradas, salidas, movilizaciones y almacenamiento

de datos.

Así como un objeto físico, digamos un zapato, ocupa un espacio en nuestro dormitorio

que puede ser medido en centímetros; así como una pequeña fresa en nuestra nevera

tiene un volumen que puede medirse en gramos y la gota de agua que escurre de

nuestro vaso puede ponderarse en mililitros, así también la información que generamos,

enviamos o descargamos tiene unidades de medida. La mínima: el bite (que en inglés

significa mordisco).

Un par de letras en una hoja digital pueden ser cuantificadas en bites. Pero si esas letras

se convierten en palabras y a su vez éstas se convierten en frases, y si esas frases se

vuelven párrafos y los párrafos en páginas y las páginas en capítulos, entonces ya

tenemos una novela completa. Y una novela son muchos bites. Debemos recurrir a

unidades de medida para información más densas como el byte (8 bits), el Kilobyte (1024

bytes) , el Megabyte (1024 Kilobytes) o Gigabytes (1024 Megabytes).

¿Y si a nuestra novela se le suman otros cien libros (también en digital) de otros autores?,

ya tenemos una pequeña biblioteca. En ese caso debemos emplear unidades de medición de información mayores como los Terabytes (1024 Gigabytes), los Petabytes (1024 Terabytes) los Exabytes (1024 Petabytes) , los Zettabytes (1024 Exabytes) y los Yottabytes (1024 Zettabytes).

La maravilla digital nos permite manejar esta increíble cantidad de datos. El nuevo reto: ¿Cómo y dónde almacenar todo esto? Podemos hacerlo en varios dispositivos, desde un pequeño y portátil pendrive hasta la más sofisticada Hotelería Digital u Hospedaje Web, como se le conoce.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *